Carta De Presentacion

CARTA DE PRESENTACION:

Reflejo del Alma.

Es altamente satisfactorio, dirigirme a todos Ustedes, con quienes comparto por ventura, el enorme privilegio de vivir bajo el sagrado cielo, dentro del cual nos ampara nuestra santísima madre la Virgen de Guadalupe.

Significa para mi una valiosa oportunidad hacer de su amable conocimiento que, afortunadamente nací en la Villa de Guadalupe, incrustada en la Delegación Gustavo A. Madero; a muy corta distancia de lo que fue la Colegiata, o antigua basílica, en donde ahora se ubica la Insigne y Nacional Basílica de Guadalupe, a la cual, cada domingo a las 6.00 de la mañana, mis queridos padres, mi hermano Q:E:P:D: y mi persona, acudíamos a escuchar misa, en las cuales, nos sorprendía sobremanera, la gran devoción, con la que los peregrinos y todos los visitantes se postraban ante la virgen, lo cual se quedo grabado por siempre en mi mente y en mi corazón.

Al transcurrir el tiempo, bien sabemos que actualmente este nuestro querido México, atraviesa por una de las etapas mas criticas y aciagas, que en la historia contemporánea se haya podido registrar, teniendo que subsistir difícilmente los habitantes en medio de un insoportable estado de descomposición, que a todos nos impacta, nos flagela y nos desquicia, como consecuencia de la interminable ola de violencia, de terror y salvajismo, criminosos atentados y graves conflictos, que por décadas se han venido desencadenando, y cuyos abominables hechos, nos laceran y perjudican, a cuya alarmante situación, desafortunadamente se agrega, el surgimiento de sectas malévolas, que se valen de perniciosas y veladas tácticas, para difundir dogmas muy opuestos a la religión que profesamos la comunidad católica, logrando confundir y perturbar, a una buena parte de la feligresía, entre quienes existen personas que lamentablemente, se han ido alejando de la Iglesia.

Ante todo lo que acontece, resulta imposible permanecer indiferentes, por lo que, es de vital importancia emprender acciones que contribuyan a ejercer una influencia psicológica positiva, mediante la cual, se logre el mejoramiento moral, mental, espiritual, y humano, lo que permita retroalimentar nuestro espíritu de fe, a favor de una cultura de paz que sea norma de vida en la lucha cotidiana, es esta la razón, por la que decidí crear el himno titulado “EL MILAGRO DEL TEPEYAC”; el cual, surge a la luz pública como la claridad de un nuevo dia al despuntar su luz el alba.

Son momentos decisivos, en los que es preciso crear conciencia de la necesidad de forjar juventudes dinámicas, las cuales se singularicen por sus principios y valores, su calidad, moral y espiritual, por su elevado espíritu de servicio, a la humanidad, jóvenes, amantes de la paz, la justicia, la armonía, y la concordia, concientes de lo que significa permanecer unidos, y propugnar porque conjuntamente con la autoridades clericales, institucionales, diversos circulo sociales, empresariales, etc. trabajemos decididamente, a efecto de crear puentes, mediante los que podamos avanzar por la senda bienhechora, dando el mejor empeño, con la firme esperanza de lograr un futuro mas digno, justo, prospero, llano, e igualitario, animados en sembrar abundantes semillas, de donde proliferen acciones generosas, y mediante la misión pastoral, se pueda reafirmar la fe católica, en beneficio de la sociedad, la cual por un deber debemos construir un mejor mañana, para las generaciones presentes y venideras.

Otro factor de suma importancia por el que realice el himno denominado “EL MILAGRO DEL TEPEYAC” es con el fin el que nos unifiquemos todos los habitantes, a efecto de rendir digno homenaje a nuestra Santísima madre, la Virgen de Guadalupe, deseando con toda el alma, que todos los mexicanos y las mexicanas, entonemos este himno singular que nuestras portentosas voces se escuchen por todos los rincones, y a través de nuestro dulce canto, la virgen morenita, escuche nuestra fervorosa plegaria, mediante la cual le supliquemos desde lo mas profundo de nuestro ser que toque la mas sensibles fibras, y conmueva los férreos corazones, que disipé las tinieblas, del odio, del rencor y la barbarie, e ilumine el entendimiento de los hombres transgresores de la ley, opuestos a todo régimen de paz y de concordia, y de quienes se empecinan en poner murallas en toda la frontera, ensañándose con la gente mas vulnerable y desprotegida, en el afán de impedir el paso de nuestros hermanos indocumentados; que solo buscan la oportunidad de trabajar y luchar por el bienestar familiar, a los cuales, les son violados arbitrariamente sus fundamentales derechos civiles laborales y humanos.

Pidámosle a la virgen morenita con gran fervor, nos haga el milagro de que desaparezcan ignominiosas murallas, que bajo su divino manto proteja a nuestros hermanos indocumentados, que mantenga encendida la divina llama del amor, e infinitamente brille la luz de la fe y la esperanza para que reine por siempre, sobre la faz de la tierra, paz, justicia, concordia y bienaventuranza.

Bien se ha dicho, que la fe mueve montañas, por esto existe plena confianza, en que estrechamente unidos, al amparo de la Virgen de Guadalupe teniendo como guía la brillante y esperanzadora luz de la fe, siga floreciendo la fervorosa llama del amor divino y fraternal entre la especie humana, pudiendo enfrentar y vencer en franca hermandad los grandes retos que se nos presentan.

REINE POR SIEMPRE EN EL SIDERAL
EEL ESPIRITU DE FE, ESPERANZA Y HERMANDAD

A T E N T A M E N T E
ESCRITORA BERTHA ALARCON Y BARRERA
A u t o r a
derechos reservados